Inicio / Servicios: Resolución de conflictos / Resolución de conflictos entre empresas


Resolución de conflictos entre empresas


La Cámara de Cantabria, en cumplimiento de lo dispuesto en la vigente Ley 3/93 de 22 de Marzo, Básica de las Cámaras Oficiales de Comercio, Industria y Navegación, cuenta con el Tribunal de Arbitraje Comercial, a través del cual brinda a las empresas de la posibilidad de dirimir los conflictos en los que puedan verse inmersos por una vía alternativa a la judicial y que presenta innumerables ventajas para los operadores del tráfico mercantil.

La rapidez del procedimiento arbitral, la especialización de los árbitros en el tema que se les somete a su conocimiento, la flexibilidad y los bajos costes del procedimiento, no sometido a las rigideces y plazos del procedimiento judicial y al que se puede acceder sin necesidad de asistencia letrada y representación por medio de procurador, así como su confidencialidad y nula publicidad, hacen de la vía arbitral el instrumento idóneo para resolver conflictos entre empresarios, de ahí el notable incremento que viene observándose en la utilización de este sistema, tanto en el ámbito interno como en el internacional.

Composición del Tribunal de Arbitraje de la Cámara de Comercio, Industria y Navegación de Cantabria.

Presidente:
El presidente de la Cámara de Comercio de Cantabria

Vocales:
El decano de la Facultad de Derecho de la Universidad de Cantabria
El decano del Colegio de Abogados de Cantabria
El decano del Colegio de Ingenieros Industriales de Cantabria
El decano del Colegio de Economistas de Cantabria

Secretario:
El de la Cámara de Comercio de Cantabria

¿Qué es el arbitraje?

Es un procedimiento por el cual las empresas en conflicto o divergencia someten voluntariamente su resolución a la decisión de un tercero.

Una vía para solucionar definitivamente los conflictos surgidos, mediante un procedimiento neutral y rápido con la misma eficacia jurídica que una sentencia judicial.

Principales ventajas

1. Profesionalidad y especialización arbitral
El árbitro, elegido de mutuo acuerdo entre las partes, o designado por el Tribunal de Arbitraje de la Cámara, es un profesional especializado en la materia motivo del conflicto

El Tribunal de Arbitraje de la Cámara dispone de un amplio listado de árbitros clasificados por especialidades profesionales.

2. Obligatoriedad del laudo arbitral
La decisión del árbitro, denominada laudo, es de obligado cumplimiento para las partes, teniendo el mismo valor que una sentencia judicial y pudiendo los Tribunales de Justicia obligar a su cumplimiento cuando no se haga de forma voluntaria por cualquiera de las partes.

3. Rapidez
El árbitro debe dictar el laudo en un plazo no superior a seis meses.

4. Flexibilidad
El procedimiento se adapta a las particularidades de cada asunto con el fin de agilizar su tramitación

Nuestro Reglamento prevé un procedimiento estándar que el árbitro y las partes pueden adecuar a las circunstancias de su caso

5. Confidencialidad
Los asuntos son tratados con la máxima confidencialidad, quedando constancia de las actuaciones únicamente entre las partes y el árbitro.

La Cámara pone a su disposición las instalaciones y la tecnología necesarias para llevar a cabo el procedimiento con seguridad y discreción.

6. Experiencia
La Corte de Arbitraje se constituyó en 1994, y cuenta con una larga experiencia en procedimientos arbitrales administrados sobre materias como, conflictos societarios, incumplimiento de contratos de agencia, de obra, servicios profesionales, compraventa...

Cómo iniciar el Arbitraje

Para poder llevar a cabo el arbitraje lo más importante es la voluntad de las partes a acceder al mismo.

Este acceso es posible porque:

a) Se ha incluido en el contrato la cláusula de arbitraje. Cláusulas:

b) Las partes pactan la resolución del conflicto a través de este procedimiento, mediante la firma de un acuerdo.

Una vez se ha establecido esta vía de resolución, estos son los pasos a seguir para iniciar el procedimiento:

1. Actuaciones prearbitrales

  • El demandante presenta la demanda para ser admitida por el Tribunal, acompañada de justificante de ingreso correspondiente a los derechos de admisión por importe de 150 más IVA (181,50 €) euros con independencia de la cuantía de la controversia.
  • El demandado se persona en el procedimiento
  • Las partes depositan la provisión de fondos
  • Las partes designan al árbitro

2. Procedimiento arbitral

  • El árbitro convoca la reunión sobre el procedimiento
  • Se producen las alegaciones iniciales y su contestación
  • El periodo de proposición de pruebas queda abierto
  • El árbitro resuelve sobre la prueba propuesta
  • Se inicia el plazo para la práctica de prueba
  • Las partes presentan su resumen de prueba y conclusiones

3. Acuerdo

  • Se emite del laudo y se notifica a las partes
  • Éstas pueden solicitar aclaraciones

Costas del arbitraje

El Tribunal publicará y revisará periódicamente la escala de honorarios de los árbitros, así como las tasas del Tribunal para los gastos que devengue la administración de los arbitrajes Las costas del arbitraje incluyen los honorarios y gastos debidamente justificados de los árbitros, los gastos que origine la protocolización notarial del laudo y su aclaración, los derivados de notificaciones y los que origine la práctica de las pruebas y la tasa de administración del Tribunal.

La base para el cálculo de los honorarios de los árbitros y de la tasa de administración será el contenido económico del arbitraje y, si no fuera determinable, se fijarán los honorarios discrecionalmente.

Preguntas Frecuentes

1.- ¿Qué es el arbitraje?
El arbitraje es un procedimiento privado de solución de controversias por el cual las partes de mutuo acuerdo, en lugar de acudir al juez, someten sus disputas a uno o varios terceros independientes denominados árbitros, que son los encargados de resolver el conflicto y dictar una decisión (denominada laudo) que es obligatoria para las partes y susceptible de ser ejecutada.

2.- ¿Qué empresas pueden solicitar un arbitraje?
Todas las empresas que quieran dirimir sus controversias mediante la intervención de árbitros especializados.

3.- ¿Cómo acordar el arbitraje para los conflictos mercantiles?
Para utilizar el arbitraje para resolver eventuales conflictos o controversias las empresas deben incluir la cláusula de Arbitraje de la Cámara de Cantabria en sus contratos.

La inclusión del Convenio Arbitral Tipo o Cláusula en los contratos se negocia entre las partes, al igual que se ha pactado el precio, la forma de pago, las calidades o la fecha de entrega de mercancías.

Una vez insertada la Cláusula en los contratos, las partes tienen garantizada una vía natural y lógica para la resolución del conflicto, beneficiándose de las características del sistema arbitral: mayor especialización, confidencialidad, rapidez y economía.

4.- ¿Quiénes son los árbitros?
Los árbitros integrados en el Tribunal de Arbitraje de la Cámara de Cantabria son personas de reconocido prestigio en los ámbitos jurídico y económico, con años de experiencia y formación específica y especializada en distintas materias, capaces de conocer y resolver las controversias con imparcialidad y alta competencia profesional.

5- ¿Qué es un arbitraje de derecho? ¿Y de equidad?
El arbitraje puede ser en derecho o equidad. En el primero, debe resolverse aplicando el derecho y el/los árbitro/s deben ser abogados en ejercicio. En el arbitraje de equidad la solución dependerá del "leal saber y entender" de estos sin estar sometidos a la ley, por lo que el/los árbitro/s no tienen porqué ser abogados en ejercicio. Son las partes las que deben decidir entre ambos.

6- ¿Cuál es el número de árbitros en un procedimiento de arbitraje?
Las partes podrán fijar libremente el número de árbitros siempre que sea impar. A falta de acuerdo, el Tribunal designara un solo árbitro, salvo cuando estime que la naturaleza de la cuestión planteada requiere un número superior.

7.- ¿Qué ventajas tiene el arbitraje frente a la jurisdicción ordinaria?
Las controversias son resueltas por árbitros imparciales, independientes de las partes y expertos en la materia objeto de controversia. El arbitraje es flexible, dando la posibilidad a las partes de adaptar el procedimiento en términos de plazos y trámites al caso concreto. Además, se garantiza la confidencialidad con respecto a la propia existencia del arbitraje, las divulgaciones realizadas durante el procedimiento arbitral y el laudo.

La decisión final que obtienen las partes es definitiva y tiene la misma eficacia que una sentencia judicial firme, ya que no es susceptible de apelación. Los laudos arbitrales son de obligado cumplimiento y fáciles de ejecutar.

8.- ¿Se puede acudir al arbitraje sin que exista contrato previo entre las partes con cláusula de sumisión al mismo?
Sí. Únicamente ambas partes deberán firmar un documento por el que acuerdan resolver su controversia mediante un procedimiento arbitral administrado por el Tribunal de Arbitraje de la Cámara.

9.- ¿Pueden los arbitrajes ser de carácter internacional?
Sí. La Corte de Arbitraje de la Cámara de Comercio de Comercio, Industria y Navegación de Cantabria llevará a cabo la administración de los arbitrajes de carácter interno e internacional.

10.- ¿Es posible presentar un recurso contra un laudo?
Contra un laudo no cabe recurso ordinario, siendo una decisión firme. No obstante, cabe interponer acción de anulación del laudo por motivos muy tasados.

11.- ¿Qué gastos implica un arbitraje?
En un arbitraje es necesario sufragar los honorarios del árbitro y los gastos administrativos fijados por el Tribunal de Arbitraje, según el arancel previsto en su reglamento. Los gastos del arbitraje incluyen los honorarios y gastos debidamente justificados de los árbitros, los que origine la práctica de las pruebas, los gastos de tramitación y de administración del arbitraje y, en su caso, los gastos derivados por la protocolización notarial del laudo y su aclaración.

12.- ¿Cuánto suele durar un procedimiento arbitral administrado por el Tribunal de Arbitraje de la Cámara de Cantabria?
En la Corte de Arbitraje se trata cada procedimiento arbitral de forma individualizada. Cada caso tiene su complejidad y ritmo, por lo que resulta difícil establecer una duración estándar. Conforme al Reglamento de este Tribunal de Arbitraje, los árbitros deben dictar el laudo en el plazo de los 6 meses siguientes a la fecha de su aceptación. Ese plazo puede ser prorrogado por los árbitros por un plazo no superior a dos meses, mediante decisión motivada.

Contactar

Para cualquier consulta puede ponerse en contacto con nosotros:

Secretaria del Tribunal de Arbitraje de la Cámara de Comercio de Cantabria
E-mail: dptojuridico [nospam] camaracantabria [punto] com /
Tel.: 942 31 83 06